La aspirante al título en Australia busca que los certámenes de belleza sean cada vez más incluyentes.

La candidatura de Justin Clark a Miss Mundo Australia le ha dado la vuelta al mundo de la belleza, la cultura y el entretenimiento en los últimos días.

Justine Clark es una joven de 26 años que desde hace dos se encuentra en silla de ruedas tras perder una de sus piernas. La candidata que concursó en ese certámen en Australia ha dejado impresionados a los organizadores por su determinación e inspirador mensaje en el concurso.

La joven, afirma que estar en silla de ruedas, no es un impedimento para llevar una vida saludable y quiere extender su mensaje de valentía a aquellas chicas que se encuentran en una situación similar.

“Una silla de ruedas no me define o me limita. Puedo ser fuerte, femenina y guapa. Quiero que la pasarela sea un lugar inclusivo y justo para todo el mundo”, expresó la joven modelo.

http://famma.org