En una entrevista concedida al boletín ‘Cermi.es semanal’. El Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de Castilla-La Mancha (Cermi CLM) ha señalado que su prioridad “número uno” es la sostenibilidad del sector con una financiación estable, además de lograr que en la reforma que se va a acometer en el Estatuto de autonomía se recojan las políticas de discapacidad “y que, gobierne quien gobierne, estén garantizados los apoyos, y los servicios sociales no decaigan. Si viene otro ciclón o tsunami económico, que no se vuelva a tambalear el Estado de bienestar”.Así se ha manifestado la presidenta del Cermi CLM, Cristina Gómez Palomo, en una entrevista concedida a la publicación digital ‘Cermi.es semanal’, en la que expresa su deseo de “que salga adelante” la Ley del Tercer Sector de Castilla-La Mancha y el ‘concierto social’.“Seguimos financiándonos con subvenciones de concurrencia competitiva, cuando las entidades del Cermi CLM prestan servicios de la red pública de los servicios sociales de Castilla-La Mancha. Lo que queremos, y se lo hemos trasladado a la consejería de servicios sociales y al Gobierno regional, es la sostenibilidad del sector e ir hacia un sistema de ‘concierto social’, o por lo menos convenios plurianuales”, ha agregado Gómez Palomo.En este sentido, ha resaltado que desde el año pasado, cuando se creó la Mesa del Tercer Sector en la Región, se está trabajando para alcanzar un acuerdo que permita a las entidades sociales prestar servicios públicos de manera estable.EMPLEO Y ACCESIBILIDADPor otra parte, la presidenta de la plataforma representativa de la discapacidad en Castilla-La Mancha ha subrayado, en materia de empleo, que se han mantenido encuentros con los agentes sociales (sindicatos y patronal de empresarios) “para exponerles las posibilidades de trabajo de las personas con discapacidad, que son muchas, pues hay gente con muchísimo potencial” aunque, a su juicio, “nos hace falta todavía mucha participación y sensibilización”.Además, ha recordado que, durante los años más duros de la crisis económica, los centros especiales de empleo han sido los que han mantenido una parte importante de puestos de trabajo para personas con discapacidad. Por ello, ha afirmado que es necesaria una modificación legislativa, de modo que “sean mucho más estables y ágiles las ayudas para el mantenimiento de estos centros. Asimismo, ha pedido “seguir apostando por otros modelos, como el del empleo con apoyo, que no recibe mucha atención”.Por tipología de discapacidad, Gómez Palomo ha apuntado que “las personas con problemas de salud mental son las que tienen más problemas de empleabilidad. Trabajamos en ello, es difícil pero no imposible. En empleo a veces los empleadores no tienen la información suficiente ni las herramientas necesarias, no se trata de culpar a nadie”.En el ámbito de la accesibilidad universal, ha vaticinado que será “muy difícil” que España cumpla con la exigencia legal de que todos los bienes, servicios e infraestructuras sean accesibles el 4 de diciembre de 2017, aunque ha precisado que ya “existe cierta conciencia” sobre barreras arquitectónicas.En este sentido, Gómez Palomo ha señalado, en materia de transporte público, que se ha logrado “bastante accesibilidad en el urbano, pero en el interurbano, en una comunidad como la nuestra, tan dispersa, y teniendo en cuenta que la población con discapacidad es de los grupos sociales que más lo usa”, existen todavía importantes barreras arquitectónicas.“En cuanto a otras accesibilidades, como la cognitiva o sensorial, se ha avanzado gracias a la actividad de Fundación ONCE, pero sigue faltando mucho. No hay ni un solo pictograma, por ejemplo, en centros educativos, en los que se supone que existe una educación inclusiva”, ha zanjado.

lainformacion.com