Los municipios apuestan un año más por la accesibilidad en sus playas. Cada año hay más metros de pasarela, zonas de sombra adaptadas y mayor número de sillas anfibias.

Almería

La costa ejidense sigue tratando de ofrecer mejoras para facilitar la accesibilidad al litoral. Las playas de Balerma, Levante y Poniente de Almerimar y San Miguel son un ejemplo de ello. Según el ayuntamiento, han renovado los metros de pasarela, han aumentado hasta cuatro las sillas anfibias –una por cada módulo y dos en la zona de sombra-, hay un nuevo aseo adaptado y han adquirido nuevo material destinado al rescate, entre ellos, una moto acuática.

Murcia

Murcia ha invertido casi 30.000 euros en reponer las nuevas áreas para personas con discapacidad tras las lluvias torrenciales que destrozaron el mobiliario. Las playas accesibles del Mar Menor son: La Concha, Carrión, Manzanares, El Espejo, las Palmeras, Los Narejos y Las Salinas.

Valencia

Las playas valencianas cuentan desde el año 1997 con un programa especial para aquellos bañistas que sufren algún tipo de discapacidad. El programa bajo el nombre ‘Ayuda al baño’ ofrece un servicio de asistencia, de la mano de Cruz Roja, que les posibilita poder disfrutar de un baño en el mar. En torno a unos 6.000 usuarios utilizan cada verano este programa. El servicio está abierto al público desde el 1 de julio hasta el 31 de agosto en horario de mañanas desde las 11 horas hasta las 15 horas.

Palma de Mallorca

Las playas de Palma cuentan con seis puntos de accesibilidad, tres de los cuales, situados en Ciudad Jardín, Balneario 15 de la Playa de Palma y Cala Estancia, están certificadas por la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor).

En cambio, en las playas del Balneario 7, Can Pere Antoni y Cala Major todavía se deben realizar varias mejoras del entorno antes de recibir la certificación. Según el Ayuntamiento de Palma, se han invertido un total de 49.192 euros este año en puntos de accesibilidad en las playas.

Pontevedra

Las playas de Baltar y Silgar, de Sanxenxo, mejoran su accesibilidad gracias al “Plan Concellos 2017” de la Diputación. El monto ha permitido financiar dos sillas anfibias, dos kits de muletas anfibias, cuatro andadores con ruedas y asiento y flexipasarelas de plástico de fácil transporte.

http://famma.org