Dot, el primer smartwatch para personas invidentes, es un dispositivo con forma de reloj esférico constituido por 24 sensores táctiles que emulan el lenguaje braille. Conectarse a las redes sociales, conocer las últimas noticias, transcribir imagen a texto, saber con antelación quién llama o guardar sudirección son algunas de sus funciones. El precio de Dot es de 290 dólares y ya se puede encargar a través de la página web del producto.

Se calcula que hay 285 millones de invidentes en todo el mundo. Ésa es la principal razón la que Eric Kim y su equipo han lanzado Dot, el primer smartwatch para personas con discapacidad visual. “En estos últimos 20 años la comunicación y la tecnología han avanzado mucho”, explica el director ejecutivo de esta empresa de Corea del Sur: “Sin embargo, no se ha pensado en usuarios ciegos o que sufren problemas de vista. Todos los dispositivos que existen para ellos son caros, pesados”, espeta.

Con un precio de 269 euros, este smartwatch es el primero pensado para personas invidentes.

El proyecto surgió hace dos años. Entonces, el equipo lanzó la idea a plataformas de crowdfunding. Desde el principio, el apoyo recibido fue abismal. “No habíamos acabado de desarrollarlo y ya nos habían pedido 60.000 ejemplares“, recuerda Kim.
Durante el proceso de creación, Kim apostó por “un dispositivo visionario, que combinase movilidad y funcionalidad” y que integrase las múltiples posibilidades que, según ellos, ofrece el braille, el sistema de lectura y escritura que pronto cumplía 200 años -apareció en allá por el año 1825-.”No aspiramos a que los usuarios lean textos infinitos a través de Dot”, asegura la compañía surcoreana a través de su página web: “Nuestro objetivo es que el usuario pueda andar y estar conectado a la vez“.
En aras de lograr la deseada funcionalidad, la pantalla de Dot no puede representar más de cuatro caracteres de braille a la vez. Cada uno está constituido por seis puntos -el smartwatch está formado por un total de 24 sensores táctiles-. “La velocidad de lectura dependerá del individuo. De ahí que cada uno pueda confeccionar el dispositivo y elegir con las huellas dactilares la velocidad a la que quiere recibir la información“, asegura Kim: “Pensamos que en la era digital, bastan las abreviaciones para poder comunicarse con el otro. Por eso, los 24 sensores son suficientes”
Así, para elaborar los datos en braille, los puntos de Dot se elevan de forma independiente. A partir de ahí, y dado que el smartwatch se puede conectar al móvil mediante bluetooth, los usuarios recibirán desde notificaciones, hasta mensajes, pasando por información meteorológica o direcciones -por ejemplo, puede sincronizarse con Google Maps-.

Además, los 24 sensores táctiles se complementan con dos botones y una rueda central más grande. Estos tres mecanismos están situados en los bordes -Dot tiene forma esférica- y controlarán funciones como la hora, el cronómetro o la alarma. La tuerca central, más grande que las teclas restantes servirá también para apagar el smartwatch.
Conectarse a las redes sociales, conocer las últimas noticias, transcribir imagen a texto, saber con antelación quién llama o guardar la dirección exacta de la vivienda del usuario son otras de las funciones de este smartwatch para invidentes que se sincroniza y actualiza con el smartphone a través de la aplicación Dot, disponible en Google Play. “El sistema operativo de Dot es abierto, por lo que cualquier profesional puede crear aplicaciones nuevas para este dispositivo”, señala Kim.
Dot salió a la venta en abril y lo hizo en el Reino Unido. Un mes más tarde, el smartwatch para invidentes se estrenó en Corea del Sur y en el resto de países de habla inglesa. El precio será de 290 dólares (269 euros) y ya se puede solicitar a través de la página web del producto. En el futuro, Kim y su equipo tienen previsto lanzarlo también en japonés, francés, alemán, español, italiano, chino o polaco.

tododisca.com