Este tipo de cáncer afecta al sistema linfático y cada año se diagnostican 6.000 personas en España y 350.000 en el mundo.

Hoy, 15 de septiembre, se celebra el Día Mundial del Linfoma. Una patología de la que mueren en el mundo 200.000 personas anualmente.

Este cáncer se puede clasificar en dos categorías: Hodgkin y no Hodgkin (que a su vez hay de célula B o células T). Los linfomas cutáneos primarios constituyen el segundo grupo más frecuente de linfomas no Hodgkin extraganglionares, después de los linfomas gastrointestinales, con una incidencia estimada de 0,4 a 1 casos por cada 100.000 habitantes, aunque su incidencia se ha ido incrementando en los últimos años. Existen más de 40 tipos de Linfomas no Hodgkin.

En este sentido, son enfermedades desarrolladas en el sistema linfático y que producen cáncer. Hay que aclarar que, al existir células linfoides en diversos órganos, puede afectar al pulmón, médula ósea, etc.

El especialista insiste en que un mayor conocimiento de estos procesos ha favorecido un reconocimiento más precoz que está apoyado en las técnicas de inmunohistoquímica y biología molecular. No obstante, aclara, la correlación clínica resulta esencial para llegar a un diagnóstico definitivo.

Ante todo, lo mejor es el diagnóstico precoz y acudir al especialista ante cualquier duda, ya que puede afectar a cualquier persona: desde niños a adultos, independientemente del sexo. A pesar de ser uno de los cánceres menos conocidos todavía, se sigue luchando para la concienciación de esta enfermedad para poder prevenirla en los máximos casos posibles. Los síntomas pueden ser varios y se pueden confundir con patologías menos importantes en principio como cansancio, tos o pérdida de peso, pero no hay sintomatología concreta.

http://famma.org