Ha terminado la Feria de Albacete y, como siempre, van saliendo cosas a la luz que simplemente nos sonrojan o nos avergüenzan.

Conocemos estos días una denuncia que el pasado día 15 hizo una señora de Villarrobledo, que a través de una red social denunciaba que su hija, que va en silla de ruedas y que se marchó a la Feria de Albacete con otros compañeros del Centro de Día de Asprona de Villarrobledo, junto a varios monitores, tuvo que sufrir la falta de ética y de vergüenza de una persona, al entrar a una carpa, en concreto a la carpa Memories, que estaba instalada junto a la de Oasis, en la parte de Los Ejidos donde está la noria.

Relata esta señora que los cuidadores del Centro de Día de Asprona de Villarrobledo organizan un viaje con los chavales a la Feria, aprovechando además que en esa jornada en la que se desplazaron a la capital era el Día de la Discapacidad. “Un día de diversión e integración que es enriquecedor para ellos… todos como si fueran personas sin ningún tipo de problema”.

Esta madre apunta que su denuncia es a la carpa (chiringuito) Memories y dice que cuando vieron pasar a los jóvenes con sus monitores un señor que estaba en la puerta “les invitó a salir o a que se fueran al último rincón para no molestar”. Y adjetiva lo sucedido: “Vergüenza ajena siento de personas así, tan vacías, tan repelentes y con tanta poca sensibilidad”. Y se hace unas preguntas que nos deberían hacer pensar a todos: “¿Qué pasa, para su chiringuito estos ángeles no son actos como clientes? ¿O es que las sillas de ruedas ocupan el espacio de tres personas?

Aclara que pasaron realmente a ese lugar porque no había mucha gente y pensaron que allí iban a estar cómodos “pero al señor no le vino bien”. Y añade “ojalá y nunca tenga que empujar o ser empujado de una silla de ruedas, o tenga a alguien en su entorno al que él quiera mucho con una discapacidad y que le cierran las puertas simplemente por eso”.

Esta madre de Villarrobledo, que hace esta denuncia pública, relata que justo al lado, en la carpa Oasis, una jornada antes a los chavales les trataron “sin excepciones” y lo mismo señala de otras atracciones de la Feria, de la cual habla diciendo que “la feria de la capital es para vivirla, disfrutarla y presumir de ella. Cuando digo vivirla y disfrutarla me refiero a todo el mundo, sin mirar si tiene más o tiene menos, si está mejor o está peor… pero claro no todo puede ser perfecto, ni pueden ser perfectos… siempre tiene que haber alguien en este mundo que va sobrado de orgullo y muy falto de sensibilidad”.

Desde este diario solo añadir que está tardando esta carpa en dar pedir disculpas y dar explicaciones y el Ayuntamiento de Albacete en interesarse por el tema y pensarse seriamente en retirarles ese espacio en la feria para próximos años.

albaceteabierto.es