Interactive Dynamics ha logrado hacer funcionar una silla de ruedas que puede interpretar las ondas cerebrales. Podrá ser comandada también por la voz y con movimientos oculares o faciales.

Va a permitir que personas con discapacidad severa puedan movilizarse, comunicarse o navegar por internet. Combina automatismo e inteligencia artificial.

Su funcionamiento es por medio de un dispositivo que se llama “interfaz cerebro computadora”. Se trata de un casco inalámbrico, que se coloca en la cabeza y que permite captar la actividad eléctrica del cerebro. Luego, por medio de un procesamiento computacional se pueden interpretar algunas de las ondas que llegan y que son las que expresan una voluntad determinada. Lo ideal es pensar en algo que sea fácil de evocar, un pensamiento sencillo. Es importante destacar que el sistema necesita ser entrenado adaptándolo a cada individuo en particular, sobre todo en lo que hace a la fase de interpretación de un pensamiento.

Además, la silla podría escribir mensajes, generar sistemas predictivos – que tal vez no es tan veloces en la escritura o como mandar un mensaje por WhatsApp- pero que le darán a ese individuo la posibilidad de comunicarse con su entorno, que puede estar bloqueada por enfermedades como el “síndrome de enclaustramiento” o “locked in”.

http://famma.org