Las mujeres españolas con vida sedentaria tienen hasta un 71% más de riesgo de desarrollar cáncer de mama que aquellas que cumplen con las recomendaciones internacionales, según un estudio epidemiológico de GEICAM.

Esta relación entre ejercicio físico oncológico y cáncer de mama fue la protagonista de la jornada divulgativa organizada por el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), el Colegio Oficial de Licenciados en Educación Física y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (COPLEF) y la Facultad de Ciencias de la Actividad Física del Deporte (INEF) de la Universidad Politécnica de Madrid.

Según Alicia Martín, presidenta de COPLEF Madrid, “cada vez existe mayor evidencia sobre el beneficio del ejercicio en pacientes que tienen o han tenido cáncer de mama, presentando mejoras de forma integral en cualquier momento de la enfermedad”. De hecho, hasta el 13,8% de los casos de cáncer de mama podrían evitarse si las mujeres inactivas dejaran de serlo.

Por su parte la Dra. Susana Bezares, medical lead de GEICAM, apuntó que esta actividad física “debe ser individualizada y tener en cuenta los efectos de la propia enfermedad y del tratamiento en su capacidad funcional además de considerar el tipo, la intensidad, la duración y la frecuencia y la progresión del mismo”.

http://famma.org