La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha destacado hoy las oportunidades que ofrece la artesanía para la inserción sociolaboral de las personas con discapacidad, así como la importancia de los centros ocupacionales para su formación.

Sánchez, que ha visitado la trigésimo séptima edición de la Feria de Artesanía de Castilla-La Mancha (Farcama) que se está celebrando en Toledo, ha dicho que el trabajo artesano permite que las personas con discapacidad puedan hacer muchos objetos con sus manos, con gran creatividad, que luego puede reportarles un beneficio económico.

Asimismo, ha añadido artesanía es una oportunidad que las personas con discapacidad aprovechan a través de los centros ocupacionales de Castilla-La Mancha.

En este sentido, ha subrayado que el Gobierno de Castilla-La Mancha le está dando un impulso a los centros ocupacionales y también a los centros de capacitación, que son el paso siguiente para que las personas con discapacidad consigan una plena inclusión laboral.

La titular de Bienestar Social ha comentado que estos momentos hay en Castilla-La Mancha 72 centros ocupacionales con más de 3.000 personas y ha señalado que en 2017 han aumentado su capacidad con un incremento de casi 70 plazas.

Es decir que otras 70 personas discapacitadas pueden acceder a esos centros para aprender oficios, para aprender artesanía “y para ver cumplido su proyecto de vida, que es conseguir la inclusión laboral, que también para ellos es la inclusión social, familiar y personal”, ha añadido.

Por otra parte, Sánchez ha alabado a Farcama, a la que ha definido como “una feria, como siempre, llena de tradiciones, llena de arte, llena de creatividad, que refleja un poco el sentir de nuestra tierra y también de toda la ciudadanía de Castilla-La Mancha”.

Y ha precisado que particularmente ha visitado los cinco stand de de personas con discapacidad que participan en el certamen artesano castellanomanchego.