El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Bienestar Social, ha iniciado la redacción del anteproyecto de la Ley de acceso al entorno de personas con discapacidad acompañadas de perros de asistencia después de que haya concluido el trámite de consulta previa en el portal de transparencia del Ejecutivo autonómico.

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, que ha participado este miercoles en Toledo en el acto conmemorativo del X aniversario de la Fundación ONCE para la Atención a Personas con Sordoceguera (FOAPS), ha señalado que será una normativa “sencilla” pero que supondrá un avance “esencial” para las personas que necesitan este tipo de apoyos, ha informado la Junta en nota de prensa.

No en vano, tratará de detallar al máximo todos los elementos que configuran y delimitan el ejercicio del derecho de acceso al entorno, superando las dificultades que la experiencia práctica ha puesto de manifiesto en relación con los perros guía. Además, abordará la coexistencia, junto a los perros guía, de otros perros específicamente adiestrados para prestar auxilio y servicio a personas con discapacidades distintas de la visual, que contribuyen también a la mejora de su movilidad y autonomía personal.

En este contexto, la titular de Bienestar Social ha tenido palabras de agradecimiento para la ONCE y su Fundación por su colaboración y contribución en el desarrollo de esta Ley, además de otros muchos proyectos en los que trabajan de manera cercana con el Ejecutivo del presidente García-Page.

Actualmente hay casi 13.700 personas valoradas en Castilla-La Mancha con algún tipo de discapacidad visual, casi un millar de ellas con ceguera total, y 46 con sordoceguera.

Junto a la consejera, han estado en este acto el presidente del Consejo Territorial ONCE en Castilla-La Mancha, José Martínez Martínez, el delegado territorial en nuestra región, Carlos Javier Hernández Yabra, y el presidente de FOAPS, Andrés Ramos, entre otras autoridades.

La Fundación ONCE de Atención a Personas con Sordoceguera (FOAPS) celebra en este 2017 sus diez años de dedicación (#10AñosFOAPS) a la mejora de la calidad de vida de las personas con sordoceguera en España y, en este caso concreto, en Castilla-La Mancha.

Una atención que, en la actualidad, beneficia a 15 ciudadanos castellano-manchegos (2 en Ciudad Real; 2 en Cuenca; 3 en Guadalajara; y 8 en Toledo) con sordoceguera, gracias a la labor que realizan tres mediadoras de la FOAPS en esta comunidad, ha informado la ONCE en nota de prensa.

Con motivo de este décimo aniversario, la FOAPS –de la mano de la ONCE– está llevando a cabo una serie de actos durante el año para celebrar la labor que desarrolla desde hace una década y dar a conocer a la sociedad la realidad de estas personas al grito de ‘Coge mi mano’ (#CogeMiMano).

El recorrido comenzó el pasado 10 de febrero y llega ahora a Castilla-La Mancha. A lo largo de sus 10 años de vida la FOAPS ha dedicado un total de 14.272 horas de mediación en Castilla-La Mancha, de las cuales 1.666 corresponden al año 2016. En datos generales, en todo el territorio estatal, han sido 540.573 horas, de ellas 83.384 en el pasado año.

El número de beneficiarios alcanza en la actualidad la cifra de 15 personas con sordoceguera en Castilla-La Mancha; en un principio, en 2007 eran 2 las personas atendidas. Programas de comunicación en centros de día y taller ocupacional; programas en la sede de la ONCE; educación combinada y primaria, son algunos de los programas que se apoyan a las personas con sordoceguera de Castilla-La Mancha. Para su atención, la FOAPS cuenta con la labor de tres mediadoras, que dan cobertura a las necesidades de estas personas.

En estos diez años, la Fundación ONCE de Atención a Personas con Sordoceguera ha destinado 226.086,55 euros en recursos en Castilla-La Mancha y ha contado con una aportación económica por parte de la administración pública de 139.331 euros, ha informado la ONCE en nota de prensa.

http://eldiadigital.es