La empresa Rolser y el Centro Especial de trabajo Esclatec crean el e.motion un nuevo carrito de la compra propulsado de manera eléctrica.

 Comprometido con la inserción laboral de las personas con discapacidad y con el medio ambiente se crea una nueva línea de mejora de las personas con discapacidad a través del uso de la tecnología. El carrito presentado en Barcelona la pasada semana saldrá a la venta en este mismo año 2018.

El carrito, funciona de manera muy similar a un teléfono móvil, tendrá una batería que se cargará desde la red eléctrica y se manejará a través de una manilla que permite ponerlo en marcha sin tener que empujar ni tirar del mismo.

Según sus creadores, “uno de los valores añadidos de este producto es que parte de la fabricación se hace en el Centro Especial de Trabajo Esclatec, donde trabajan personas con pluridiscapacidad”.

La empresa prevé aumentar el número de puestos de trabajo el próximo año para hacer frente a la fabricación del producto.

tododisca.com