Las personas con paraplejia señalan que, una de sus necesidades prioritarias no cubiertas es la resolución del dolor de cuello y espalda, pues ese dolor reduce significativamente su calidad de vida y les impide llevar una vida social y laboralmente activa.
La línea de investigación que ha mantenido la Fundación Asisa, como proyecto continuista que cubre las necesidades de investigación sobre el dolor en personas con paraplejia y que fue iniciado en el 2006 por la Fundación Kovacs, ya extinguida, acaba de ser refrendada por Spinal Cord1 a través de su nuevo informe de resultados.
La investigación muestra, que el 76 por ciento de las personas que utilizan sillas de ruedas de forma permanente, sufre dolor en algún nivel de la columna vertebral; el 56 por ciento en el cuello; el 54 por ciento en la columna dorsal y el 45 por ciento en la lumbar.
El mantener dolor a un nivel de la columna (cervical, dorsal o lumbar) se asocia a un mayor riesgo de padecerlo en los demás. Además, se asocian a un mayor riesgo de padecer dolor:
En algún nivel de la columna vertebral: ser mujer, vivir solo, y usar una silla de ruedas manual (no eléctrica).
La asociación entre dolor y depresión no alcanzó la significación estadística (p≤0,050), aunque la rozó (p=0,053).  En el cuello: haber padecido una lesión medular cervical, y usar un cojín más fino en la silla de ruedas.
En la columna dorsal: haber padecido una lesión medular dorsal y tener un mayor índice sagital (que corresponde a un mayor grado de curvatura tras la fractura de las vértebras dorsales que ha provocado la lesión medular).
En la columna lumbar: haber padecido una lesión medular dorsal o lumbar, y mantener cierto grado de sensibilidad tras la lesión. Para mejorar esas dolencias: el grosor del cojín de la silla de ruedas, el restablecimiento de un índice sagital tan próximo a la normalidad como sea posible cuando se operen las fracturas vertebrales que hayan causado la lesión medular dorsal; y el uso de una silla eléctrica en vez de una manual.
Los resultados de este estudio, abren el camino para que futuros proyectos de investigación comprueben la efectividad de esas medidas.
Francisco M. Kovacs, Director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y primer autor del artículo, indicó cómo los propios afectados son quienes orientaban a los científicos sobre sus dolores.
Finalmente, se realizaron sofisticados análisis estadísticos para identificar los factores asociados a un mayor riesgo de padecer dolor. El estudio ha sido realizado por investigadores del Instituto de Biomedicina de la Universidad de León, el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, el Instituto de Investigación Sanitaria Puerta de Hierro, el Hospital Ramón y Cajal, el CIBER de Epidemiología y Salud Pública, y la Queen Mary University de Londres, coordinados por investigadores de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda del Hospital Universitario HLA-Moncloa.

famma.org