Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado (AMPAS) de los Colegios de Educación Especial de Madrid, presentan esta mañana en la asamblea 120 mil firmas que han recogido para que los centros donde estudian sus hijos no cierren.
Con motivo de la ley que tramita la Asamblea de Madrid, en la que se propone la eliminación de los colegios de educación especial y que todos los alumnos con necesidades educativas específicas severas sean escolarizados únicamente en centros ordinarios, los padres y madres harán entrega en la Asamblea de 120.000 firmas, con el firme propósito de que la educación especial se mantenga, sin que esto tenga que frenar la posibilidad real de la inclusión de aquellos niños y niñas que si pudieran.
La Educación Especial en la Comunidad de Madrid se imparte en la actualidad en base a dos modalidades: en Centros especiales y en Unidades Especializadas en centros ordinarios. En ellos se escolariza a miles de niños de entre 3 y 21 años de edad con necesidades educativas especiales asociadas a un determinado tipo de discapacidad y según datos de Madrid.org , son un total de 66 centros específicos de educación especial (24 públicos, 41 concertados y uno público) que podrían desaparecer.
Desde la Plataforma de Educación Inclusiva sí, Especial También, se defiende la coexistencia de los dos modelos educativos, ya que, y aun pareciendo en algún momento, que existiese la posibilidad de que la educación especial aborda la formación bajo un carácter disgregador y discriminatorio, ellos mantienen su postura defendiendo, que muchas de los necesidades específica con las que cuentan muchos niños y niñas, no estarían cubiertas.
Es necesario, en palabras de las asociaciones de padres y madres, que las familias tengan la posibilidad de elegir sobre los centros de educación para sus hijos, más concretamente, desde el conocimiento específico que reúnen de las necesidades que mantienen sus familiares, como personas con discapacidad, ávidos de una educación en muchos de los casos especial.