• Muchas personas con discapacidad física y orgánica necesitan realizar un mayor consumo eléctrico para el correcto seguimiento de su tratamiento o el uso de tecnologías y recursos para la vida independiente

  • Es el caso de las sillas de ruedas motorizadas, sistemas domóticos, grúas de elevación o dispositivos de hemodiálisis, oxigenoterapia, perfusión, nebulización o climatización

  • COCEMFE reclama medidas permanentes e integrales que permitan a las personas con discapacidad más vulnerables y a sus familias llevar una vida digna

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) pide al Gobierno que implante medidas integrales que alivien la factura de la luz de las personas con discapacidad que, por su situación, necesitan realizar un mayor uso de consumo eléctrico y, como consecuencia, están experimentando un incremento de sus niveles de vulnerabilidad y de pobreza.

En concreto, hay personas con discapacidad física y orgánica que necesitan realizar un consumo eléctrico constante para el correcto seguimiento de su tratamiento o el uso de tecnologías y recursos para la vida independiente como, por ejemplo, los sistemas domóticos, grúas de elevación o traslado, dispositivos de hemodiálisis, máquinas de oxígeno, bombas de perfusión, tratamientos intravenosos, nebulizadores, climatizadores o incluso para cargar las baterías de las sillas de ruedas.

“En algunos casos se hace uso de estos dispositivos las 24 horas del día”, destaca el presidente de COCEMFE, Anxo Queiruga, quien solicita al Gobierno que tenga en cuenta las especificidades asociadas a la discapacidad para así garantizar la plena inclusión y participación activa de las personas con discapacidad física y orgánica en la sociedad.

En este sentido, Queiruga advierte de que “antes de la llegada de la pandemia y de la subida de la factura eléctrica, más del 30% de las personas con discapacidad ya tenía dificultades para afrontar el recibo de la luz”. “Una situación de partida de clara desventaja que se ha acrecentado considerablemente en los últimos meses y que pone en riesgo la salud y bienestar de las personas con discapacidad física y orgánica como consecuencia directa del elevado precio del consumo eléctrico”, añade.

A pesar de que el Gobierno ha anunciado una bajada del IVA en la factura de la luz y de que las personas con discapacidad pueden ser consideradas desde este año consumidores vulnerables, COCEMFE considera que se deben adoptar medidas permanentes e integrales que permitan a las personas con discapacidad más vulnerables y a sus familias llevar una vida digna.

Por todo ello, COCEMFE recuerda que está a disposición del Gobierno para que el diseño, aplicación y seguimiento de las políticas públicas tengan en cuenta a las personas a las que van dirigidas, a través de sus entidades representativas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Share This